fbpx

Cuando hablamos de Qigong, hablamos de salud, por ende, es necesario resaltar que por nuestra formación estamos acostumbrados a abandonar nuestra salud a las circunstancias de vida que nos rodean, participando muy poco en mantener o estimular nuestra vitalidad.  Algunas veces ponemos cuidado a la dieta, pero olvidamos aspectos fundamentales en el equilibrio de nuestro ser integral para mejorar la calidad de vida.

 

En la medicina tradicional china se integran terapias dirigidas como la dieta, los masajes, la acupuntura y por supuesto el Qigong que constituye el eje principal de la salud desde hace muchos siglos.   Qigong quiere decir destreza o habilidad en el manejo de la energía y es mas que una disciplina es un estilo de vida, en el que se estimulan los canales energéticos y se estabiliza la energía para lograr el equilibrio y armonía de todos los aspectos fundamentales del ser humano: físico, energético, emocional y espiritual. 

 

El Qigong se basa en herramientas como la meditación, que puede ser estática o dinámica, la visualización, las secuencias de movimientos especificas para lograr un objetivo preciso y la activación de la energía celular mediante la vibración a través de sonidos.

 

Existen gran variedad de corrientes de Qigong con objetivos variados principalmente dirigidos al campo de la salud, a las artes marciales, al desarrollo místico, a la longevidad, al desarrollo de la sexualidad, entre otros.  A través de la historia el Qigong ha sido la esencia de los secretos mas celosamente guardados por grandes maestros que transmitieron sus conocimientos únicamente a sus discípulos seleccionados, ellos a su vez lo transmitían a otros, pero se reservaban sus practicas mas valiosas como joyas desconocidas para el público general;  siendo una de las practicas mas valoradas, ha sido una disciplina con diferentes ciclos de popularidad en la historia china según los dominios políticos y sus intereses.  En la segunda mitad del siglo veinte se le reconoce un auge bien recibido por grupos occidentales que permiten que se extienda su práctica y por lo tanto sus beneficios a muchos mas.

 

La práctica del Qigong cambia la perspectiva del propio cuerpo y de la salud, dejando de esperar que todo se solucione con medidas inmediatas muchas veces con un alto costo por los efectos secundarios que normalmente acompañan nuestras medicinas.  la medicina occidental ha permitido avances de gran valor para la salud de la humanidad que podemos complementar e incluso mejorar con la practica del Qigong.  Los beneficios que ofrece el Qigong, son muy reconocidos en la literatura médica y continúan siendo reportados, comienzan por mantener buen estado de salud integral y se extienden a condiciones crónicas como la hipertensión, trastornos del metabolismo, trastornos hormonales, trastornos autoinmunes, síntomas de múltiples patologías físicas y psicológicas.

 

Open chat
¿Te podemos ayudar?